Skip to main content
search

¿Notas tus párpados caídos o un ojo más cerrado que el otro? Este fenómeno ocurre por una disfunción del músculo elevador, por causas degenerativas o congénitas. 

No hay de qué preocuparse, en la Clínica Estética CEMEQ nos encargamos de valorar cada situación de manera personalizada y proporcionar el tratamiento apropiado para mejorar tu estética y salud. 

Si quieres descubrir las maravillosas técnicas utilizadas para evitar la caída del párpado, ¡sigue leyendo!

¿Qué es el párpado caído?

La caída palpebral suele ser el término médico determinado por los oftalmólogos especializados en el área de cirugía oculoplástica, para identificar la caída de uno o ambos párpados superiores.

Este acontecimiento ocurre por un descenso del párpado que ocluye el globo ocular, ocasionando que el paciente no logre abrir los ojos con normalidad. Puede manifestarse a cualquier edad, tanto en niños como en adultos. 

Generalmente, se presenta de manera:

  • Congénita: está presente desde el inicio y se debe a un impulso erróneo del músculo responsable de elevar el párpado. Está ptosis se presenta como: 
    • Leve unilateral: cuando causa una asimetría estética evidente. 
    • Bilateral: cuando se observa cómo los ojos se tornan más pequeños, apagados o entristecidos de lo habitual.
  • Adquirida: cuando sucede a cualquier edad y se desenvuelven por razones musculares, neurológicas o mecánicas. Está ptosis también se representa de manera unilateral y bilateral. 

¿Cómo afecta la caída palpebral en los niños?

Cuando sucede antes de los siete años se llama ptosis infantil, y también incluye tanto los casos adquiridos como los innatos. En los niños se desencadenan inconvenientes como visión borrosa, tortícolis, estrabismo o ambliopía. Por lo que, sea como sea la situación, es necesario hacer un análisis descriptivo de la función visual.

¿Qué sintomatologías provoca el párpado caído?

Generalmente, las personas presentan: 

  • Dificultad para mantener los ojos abiertos o fatiga visual, especialmente al leer o cuando se encuentran muy cansados físicamente. 
  • Visión doble o diplopía.
  • Tortícolis. 
  • Dolor cervical. 
  • Malestar. 
  • Necesidad de inclinar la cabeza hacia atrás o de levantar el párpado con el dedo para poder ver mejor.

 Tratamientos para el párpado caído

El tratamiento para estos casos suele ser quirúrgico. No obstante, para decidir el método correcto, el oftalmólogo debe tener en cuenta:

  • Afectaciones.
  • Altura del párpado antes del descenso. 
  • Edades.
  • Fuerza muscular actual.

Dependiendo de la causa de la caída palpebral, se realizará un tratamiento en concreto:

  • Tratamiento de la blefaroptosis

La blefaroplastia es una cirugía mínimamente invasiva que se hace de manera ambulatoria, bajo anestesia local o sedación, salvo en los niños pequeños que será bajo anestesia general. 

En la mayor parte de los casos se encarga de restaurar la tensión pérdida del músculo del párpado y, si es necesario, la erradicación del exceso de piel acumulada en dicha zona. 

Cuando la anestesia hace efecto se procede a emitir una incisión muy fina en el pliegue natural de la piel o por la cara interna del párpado superior, sin producir ningún tipo de cicatriz. La recuperación es inmediata, de unos quince días aproximadamente. 

  • Gimnasia ocular

La estimulación y tensión de los músculos de la zona del párpado es una solución sencilla y económica que solo necesita un poco de aprendizaje, constancia y unos diez o quince minutos al día. 

Sin embargo, todos los profesionales aseguran que es una práctica aconsejable y complementaria para prevenir o ralentizar la caída del párpado, siempre y cuando no existan patologías o problemas de salud adyacentes.

  • Lifting de cejas

El lifting de cejas sin cirugía mejora de forma pertinente la zona del párpado tanto superior como inferior. Este método ayuda a mantener la piel elástica y tersa, evitando la caída prematura del párpado y sin requerir incisiones. Suele ser muy sencilla, rápida e indolora: se aplica radiofrecuencia de alta densidad que estimula la creación de elastina y colágeno de dicha zona, para conservar la salud de la piel de todo el sector.

  • Inyecciones de toxina botulínica

Es una solución fácil, pero solo válida para casos leves, y el impacto es puntual. Se aplican diferentes toques puntuales y aislados de toxina botulínica, con el fin de tensar el músculo y reparar la elevación del párpado. 

  • Implantación de hilos tensores

Se insertan hilos en el área final de la ceja para dar firmeza y tensión, suavizando el efecto del párpado caído. Esta técnica se combina habitualmente con la aplicación anterior. El resultado es un ojo más abierto y terso con una mirada rejuvenecida.

  • Tratamiento por afección

Cuando el problema está causado por una patología, tumor o afección ocular, el primer paso para solucionarlo es remover el factor desencadenante. La resolución del episodio patológico permitirá también al músculo tensor recobrar su funcionalidad. 

  • Tratamientos cosméticos

La caída del párpado se debe en muchas ocasiones a un problema estético superficial, que puede solucionarse con la aplicación de cremas, geles o ampollas. 

El tratamiento que se emite para tratar los párpados caídos no suele ser complicado, pero es fundamental contar con orientación profesional y estética, para abordar el problema con efectividad y lograr los mejores resultados. 

Cabe destacar que este descenso puede ser provocado por otras causas. Es importante asistir a las consultas programadas con tu oftalmólogo o en caso de presenciar alguna sintomatología, para que pueda identificarlas y solucionarlas a tiempo. 

¿Por qué el músculo del párpado se atrofia?

El párpado se conserva sobre el ojo debido a la tensión ejercida por su músculo elevador. Cuando sucede la atrofia o el mal desempeño de ese músculo, se produce la caída del párpado. 

En la mayor parte de los casos, el trofismo o la pérdida de fuerza del músculo ocular ocurre por distintas causas: 

  • Paso del tiempo y envejecimiento de los tejidos

Con el paso del tiempo, el cuerpo va cambiando y/o envejeciendo del mismo modo que sucede con la piel, que deja de ser tersa o pierde elasticidad. Por lo general, los músculos de una persona joven no poseen la misma flexibilidad o fuerza que los de un adulto o una persona de la tercera edad. 

Por ello, es muy normal que el párpado se vaya cayendo de manera paulatina pero constante cuando la persona va envejeciendo, debido a que el músculo elevador pierde su potencia al mismo tiempo que la piel se torna mucho más flácida y pesada. Esta clase de ptosis que surge durante la vida y como resultado del envejecimiento se llama aponeurótica.

  • Patología innata y de origen

La ptosis puede producirse a causa de la herencia genética de la persona. La atrofia del músculo es connatural y carece de funcionalidad desde el día uno. 

Cuando se trata de estos casos, el párpado se muestra caído desde el nacimiento o incluso puede manifestarse durante él. Este tipo de ptosis obtiene el nombre de miogénica.

  • Problemas en el sistema nervioso

Cuando el problema que causa dicha caída en el párpado está relacionado con la insuficiencia de la señal nerviosa en el músculo, la ptosis se llama neurógena. 

En esta situación, el problema es que el nervio encargado de transmitir la señal de desplazamiento muscular y tensión al párpado no funciona o no lo hace de forma correcta. Suele ser frecuente en los niños.

  • Bultos o tumores en el párpado

Hay situaciones en las cuales el párpado se cae por la aparición de un bulto o algún tumor que obliga a un desplome mecánico de esa zona del ojo. 

Esta tipología de ptosis se conoce como mecánica debido al efecto que produce.

  • Patologías frecuentes

Algunas patologías pueden perjudicar a los músculos o nervios del ojo y provocar la caída del párpado de manera temporal o permanente, dependiendo del grado de afección que presente la persona. 

En medio de estas patologías las más frecuentes son: la diabetes, el síndrome de Horner, la miastenia gravis o un accidente cerebrovascular. 

Las afecciones oculares como la conjuntivitis, los orzuelos o cualquier otro tipo de infección bacteriana o vírica, también pueden provocar dicho descenso visual o episodio de ptosis. 

Soluciona los parpados caídos en CEMEQ

CEMEQ es un Centro de Especialidades Dental, Médico, Estético y Quirúrgico que se basa en la búsqueda constante de la belleza femenina y masculina.

Contamos con un equipo especializado con tecnología de última generación y profesionales que te asesorarán y te ayudarán a determinar el tratamiento que sea más conveniente para ti, teniendo en cuenta tus necesidades y grado de afección.

No esperes más y mejora tus párpados caídos en CEMEQ.

¡Solicita tu primera visita gratuita en la clínica estética en Valencia!

Leave a Reply

Close Menu