Skip to main content
search

¿Sufres de acné? Este trastorno de la piel se da cuando los folículos pilosos se tapan con grasa y células cutáneas muertas. Suele aparecer especialmente en los adolescentes, sin embargo, también puede afectar a las personas sin importar la edad. 

Según su nivel de gravedad, puede incluso llegar a provocar alteraciones psicológicas y sociales en las personas que trabajan de cara al público, ya que acaban teniendo problemas en el ámbito laboral por no conseguir el nivel de presencia física exigido.

Este ya no es un tema que deba preocuparte, porque en el Centro Quirúrgico CEMEQ ofrecemos los mejores tratamientos estéticos para solucionar cualquier anomalía facial que te pueda estar perjudicando.

Sí quieres saber más sobre el acné, ¡sigue leyendo!

¿Qué se conoce como acné?

Es una patología caracterizada por la aparición de heridas en la piel como resultado de una foliculitis, inflamación o infección del poro folicular. Surge a causa de la relación entre las hormonas, el sebo y ciertas bacterias que viven sobre la piel, dentro de ella o en el cabello. 

Existen diversos tipos de acné capaces de afectar a recién nacidos, personas adultas expuestas a determinados productos industriales o aquellas que ingieren determinados medicamentos como los corticoides orales.

¿Qué tipos de acné existen?

Este trastorno puede clasificarse en función del tipo de lesión y grado de afección, distinguiendo entre las inflamatorias y no inflamatorias.

  • Inflamatorias: nódulos, quistes y pápulas, entre otros. Son las que necesitas tratar apenas erupcionen, ya que a lo largo de su proceso evolutivo pueden dejar cicatrices.
  • No inflamatorias: se incluyen los comedones, tanto abiertos como cerrados. 

A continuación, distinguimos conforme al tipo de lesión:

  • Acné premenstrual

Tiene relación con las lesiones de acné que aparecen o empeoran a lo largo del período previo a la menstruación. Se debe a las modificaciones hormonales que se generan en este momento del ciclo. 

  • Acné cosmético

Es el tipo de acné que surge por la implementación de ciertos productos de belleza como cremas, aceites e incluso filtros solares.

  • Acné conglobata

Se caracteriza por la existencia de numerosos comedones de enorme tamaño o de grandes abscesos con fístulas que los comunican entre sí. La segregación es recurrente y a veces exuberante.

  • Acné quístico

Suele ser la tipología de más riesgo. Se manifiesta con pústulas, comedones, nódulos inflamatorios, abscesos endurecidos y quistes con costras y sangre. 

  • Acné neonatal

Son lesiones papulopustulosas que aparecen en pequeñas cantidades en la cara en las primeras 48 o 72 horas de vida del bebé. Al parecer, su aparición está relacionada con la progesterona materna en la sangre del recién nacido. 

  • Acné queloides

Se caracteriza porque las marcas que ocasiona el acné se engrosan conformando los conocidos queloides. Es más frecuente en las personas de raza negra y oriental.

  • Acné tropical

Es una variedad intensa del acné y suele darse en las zonas tropicales con clima cálido y húmedo. Se caracteriza porque perjudica eminentemente la espalda, glúteos y muslos. 

  • Acné por contacto

Se debe al contacto de la piel, de manera voluntaria o involuntaria, con sustancias que favorecen la formación de comedones. Suele darse en aquellos trabajadores industriales que utilizan hidrocarburos clorados, aceite de petróleo o resinas. 

  • Acné iatrogénico

Es el acné originado como resultado de los efectos colaterales de determinados fármacos como los corticosteroides, anabolizantes o androgénicos, entre otros.

A continuación, se muestra los tipos de acné según el grado de afección:

  • Acné leve

Aparece comúnmente en la juventud y se manifiesta en la nariz, frente y mejillas. Está tipología pertenece a las no inflamatorias. 

  • Acné moderado

También es frecuente en la juventud y en la zona de la cara. Es más severo que el anterior y está presente en las inflamatorias, provocando no solo cicatrices sino también hiperpigmentación. 

  • Acné severo

Puede aparecer tanto en la juventud como en la adultez, suele ser más grave que los anteriores y se manifiesta aparte de la cara, en el cuello y/o la espalda. Esta tipología se encuentra presente en las inflamatorias, causando además la hiperpigmentación. 

  • Acné muy severo

Es el más grave de todos y perjudica principalmente a los jóvenes que se encuentran en las edades comprendidas entre los doce y los veintidós años. Esta tipología puede sistematizar la aparición de fiebre y dolor en las articulaciones.

¿Qué factores agravan el acné?

Existen factores que agravan el acné en la piel, como:

  • Cambios hormonales: ocasionan que las glándulas sebáceas se agranden y originen más sebo. 
  • Ingesta desmedida de alimentos ricos en carbohidratos como hamburguesas, perritos calientes, patatas fritas… Que contribuyen a agravar este trastorno. 
  • El estrés no es una causa como tal, pero si ya padeces este trastorno, puede empeorarlo.
  • La genética participa en todo momento, por lo que si tus padres pasaron por esto en algún momento de su vida, es muy probable que a ti también te pase.
  • Es posible que se desarrolle una vez que tu piel entre en contacto con aceites, lociones o cremas aceitosas o grasosas.
  • Fricción en la piel, el uso de ciertos recursos como teléfonos, cascos, cuellos ajustados y mochilas, pueden ocasionar esta patología facial. 

¿Qué síntomas produce el acné?

La sintomatología de este trastorno suele ocasionar: 

  • Poros tapados y cerrados.
  • Poros abiertos y tapados.
  • Pápulas.
  • Pústulas.
  • Nódulos.
  • Lesiones quísticas.
  • Quistes.
  • Costras con erupciones en la piel.
  • Cicatrices en la piel.
  • Enrojecimiento cerca de las erupciones de la piel.
  • Protuberancias pequeñas y rojas.
  • Espinillas negras.

Tratamiento para el acné

El tratamiento para este trastorno se basa en tres modalidades, no obstante, la elección de una u otra dependerá de la gravedad del caso de cada persona determinado por el dermatólogo: 

  • Medicamentos tópicos

Los medicamentos recetados de aplicación tópica más comunes son:

  • Retinoides y fármacos semejantes, que pueden encontrarse en distintas presentaciones como crema, gel y loción. Su uso es simple: debes aplicarlo por las noches, primero tres veces a la semana y después de manera diaria hasta que tu piel se acostumbre. 
  • Antibióticos en crema: funcionan eliminando el exceso de bacterias de la piel y disminuyendo el enrojecimiento e inflamación.
  • Dapsona: se recomienda en gel, y se debe aplicar dos veces al día durante cinco días. 
  • Medicamentos orales

Lo más frecuentes son:

  • Antibióticos orales: deben usarse durante el menor tiempo posible y combinarse con otros medicamentos, como el peróxido de benzoílo, para minimizar el riesgo de desarrollar resistencia al mismo.
  • Agentes antiandrógenos: bloquean el impacto de las hormonas andrógenos de las glándulas sebáceas.
  • Isotretinoína: es derivado de la vitamina A, y se puede recetar a personas con acné moderado o grave.
  • Procedimientos quirúrgicos

En ciertas personas, los siguientes tratamientos pueden ser factibles y solventar la patología facial, ya sea solos o en conjunto con otros medicamentos:

  • Fototerapia: se han probado con éxito los tratamientos basados en la luz. La mayoría requerirá varias visitas al médico.
  • Exfoliación química: en este procedimiento se aplica repetidamente una solución química, ácido salicílico, glicólico o incluso retinoico. 
  • Drenaje y sustracción: es posible que el médico utilice instrumentos médicos especiales para quitar con cuidado los comedones cerrados, abiertos o los quistes que no se hayan eliminado con los medicamentos tópicos. 
  • Infiltración con esteroides: las lesiones nodulares y quísticas se pueden tratar mediante la infiltración con esteroides. 

¿Cómo se puede prevenir el acné?

Aunque no hay una forma eficaz de prevenirlo, los pacientes que sufren de acné pueden reducirlo a través de una serie de técnicas de cuidado que ayudarán a minimizar el efecto del mismo y la gravedad de las lesiones:

  • Limpia las áreas afectadas con un limpiador facial suave dos veces al día. 
  • Evita ciertos productos como exfoliantes faciales, astringentes, mascarillas, aceites…
  • Usa diariamente cremas hidratantes sin aceite que incluyan protector solar.
  • Evita tocar o pellizcar las áreas afectadas, esto puede provocar una infección o la aparición de cicatrices.
  • Dúchate después de realizar actividades físicas, la grasa y el sudor en la piel pueden agravar el trastorno.

Despídete del acné en el Centro Médico y Quirúrgico CEMEQ

En el Centro Médico y Quirúrgico CEMEQ contamos con la tecnología más moderna, actualizada y vanguardista, con el objetivo de que todos nuestros servicios se realicen de la forma más eficaz posible. 

Nuestros profesionales especializados en el área de la estética se encargarán de valorar tu caso y de ayudarte a elegir el tratamiento más adecuado a tus necesidades y grado de afección. 

Si quieres corregir tu acné y mantener una piel hidratada, luminosa y libre de impurezas, solicita ahora mismo una cita en la clínica de estética en Valencia.

¿A qué estás esperando para contactarnos? ¡La primera consulta es gratis!

Leave a Reply

Close Menu