Tipos de alopecia

Alopecia-problema

El pelo suele crecer en la mayor parte de animales, incluyendo los seres humanos, como mecanismo de protección ante los cambios abruptos de temperatura y como medio para prevenir los efectos perjudiciales de la exposición de los elementos, siendo particularmente efectivo para evitar que el sol dañe la piel. Asimismo, puede proteger nuestro cuerpo y órganos ante partículas que se encuentran en la atmósfera.

Entre todas las porciones de pelo que contamos en nuestro cuerpo, la que más resalta es la que se ubica en el extremo superior de la cabeza, conocida popularmente como cabello. Esta agrupación de folículos ha sido considerada de gran relevancia para el aspecto, tanto de hombres como mujeres, e incluso como un elemento de diferenciación con respecto al estatus social y puntos de vista religiosos.

A pesar de que dediquemos los mejores cuidados a nuestro cabello, es natural que, con el envejecimiento, sus folículos pierdan grosor y saturación de color, llevando a que se aprecien más delgados y claros. Cuando esto ocurre, se verá una menor densidad capilar, llevando a que algunas partes se vean relativamente despobladas en algunos casos.

Si bien esa tendencia es natural y se da en ambos sexos, también puede ocurrir que la pérdida de cabello sea anormal y genere efectos notorios a través de la aparente desaparición de todo el cabello o grandes porciones de este. Este proceso es causado por una condición conocida como alopecia y puede ser motivada por distintas causas.

¿Qué es la alopecia?

Este término surge de la palabra alópex, proveniente del griego, la cual hace referencia al zorro. Este animal se caracteriza por realizar dos cambios totales de su pelaje en un año, en las estaciones de primavera y otoño, evidenciándose una menor cantidad de pelo sobre su piel cuando esto ocurre.

En los humanos, la alopecia describe la pérdida masiva de cabello o vello corporal, total o parcial, que pueden sufrir algunos individuos, independientemente de su edad o condición ambiental. Según la naturaleza de sus causas estas condiciones pueden ser crónicas (permanentes) o tener un carácter transitorio.

Dicha palabra no hace referencia a la caída del cabello asociada a rotura en sus hebras o la relacionada con tensiones físicas como, por ejemplo, la causada por un cepillado agresivo o por la tracción generada al utilizar sombreros con frecuencia. En este caso, se considera que la causa subyacente reside en la fragilidad capilar como producto del uso excesivo o inadecuado de productos cosméticos o la falta de vitaminas y nutrientes.

En términos generales, la alopecia es caracterizada por la pérdida de 100 folículos o más por día, los cuales se desprenden desde la raíz y causan importantes consecuencias estéticas, comprobables a simple vista.

Esta condición suele traer consigo importantes efectos sobre el bienestar mental de los afectados, llevándolos a que disminuya su autoestima y autoconfianza. Algunos hombres que padecen de este trastorno llegan a pensar que pueden perder parte de su atractivo y virilidad; mientras que sus contrapartes femeninas, podrán llegar a considerar que han perdido gran parte de su belleza.

Síntomas de la alopecia

Los signos de la alopecia pueden variar según el desencadenante que las genere. Esto puede hacer que la pérdida de cabello presente algunas de las características que se indican a continuación:

  • Caída del cabello localizada o general.
  • Reversibilidad o irreversibilidad de sus efectos.
  • Dispersión y homogeneidad en el patrón de caída.
  • Puede presentarse únicamente en la cabeza o en ella y en otras partes del cuerpo.
  • Posible evidencia de descamación en la piel que soporta al folículo piloso.

A pesar de todos estos síntomas, el factor común entre todos los que padecen alopecia es la caída del cabello y la dificultad (o imposibilidad) a la hora de devolver el aspecto del cabello a las condiciones previas.

Tipos de alopecia

El término alopecia hace referencia a los efectos de la caída del cabello; sin embargo, el mismo suele acompañarse con otras palabras para especificar el patrón de pérdida de folículos, así como las causas que se encuentran tras ella. A continuación, te explicamos en qué consiste cada una de sus variantes:

Alopecia areata

La alopecia areata es una de las modalidades más frecuentes de alopecia y se produce como consecuencia de una alteración en el funcionamiento del sistema inmunológico. Al presentarse esta condición, el organismo ataca a los folículos por error, como si se tratara de estructuras que podrían dañar la salud del afectado. Esto provoca que la raíz capilar se destruya y que el vello crezca cada vez más débil.

Por lo general, esta enfermedad crea una o más placas en las que no existe cabello y suele proliferar sobre el cuero cabelludo. No obstante, también pueden surgir en porciones de vello facial y/o corporal. En algunos casos, la pérdida del cabello puede ser total, en una modalidad conocida como alopecia totalis; mientras que, si afecta a todo el cuerpo, se denomina alopecia universalis.

Se ha determinado que la causa de este padecimiento probablemente es multifactorial, apuntando que puede estar determinado por: aspectos genéticos, anomalías neurológicas y enfermedades como la celiaquía, diabetes y artritis reumatoide, así como por períodos de estrés psicológico significativo.

Esta enfermedad se considera crónica, puesto que no se cura por completo, contando así con períodos en los que crece el cabello y luego vuelve a caer en el contexto de recaídas.

Alopecia frontal fibrosante

Esta es una de las variantes de alopecia menos común y afecta principalmente a mujeres, pero también puede hacerse presente en hombres. La misma es fácilmente reconocible, dado que produce calvicie en el área de la frente, haciendo que la línea del cabello retroceda varios centímetros. Puede incluso llegar a generar la caída del vello axilar y de las cejas.

Su causa aún no se conoce, pero se estima que podría estar relacionada con el cambio hormonal que surge en el período de la menopausia, debido a que suele presentarse con mayor frecuencia en pacientes femeninos de edades comprendidas entre los 42 y 50 años. Otros estudios apuntan a que puede originarse por una enfermedad cutánea conocida como liquen plano.

Esta condición se considera crónica.

Alopecia difusa

Ocurre cuando la pérdida del cabello afecta a la totalidad del cuero cabelludo de forma homogénea, haciendo que se note una menor concentración pilosa en general. Esto sucede como consecuencia de la reducción del diámetro del folículo piloso y el adelgazamiento del vello. Su principal desencadenante reside en situaciones estresantes, problemas endocrinológicos y del metabolismo, déficit de nutrientes e infecciones.

A diferencia de los otros participantes en esta lista, esta condición resulta completamente reversible, por lo que el cabello volverá a crecer tal como lo hacía antes de empezar a experimentar sus síntomas.

Suele afectar a mujeres y hombres independientemente de su edad.

Alopecia androgénica

Esta afección es causada por la acción de una hormona conocida como dihidrotestosterona (DHT), la cual es producida por la interacción entre la hormona testosterona y la enzima 5-alfa reductasa tipo 2 (esta última muy común en algunos tipos de cabello). Dicha enzima hace que el cabello reduzca su grosor progresivamente y se vea cada vez más claro, hasta ser inapreciable a simple vista.

Como la ciencia ha dejado en evidencia, tanto hombres como mujeres poseemos testosterona (aunque los primeros en mayor cantidad que las segundas). Solo algunos representantes de ambos sexos cuentan con la referida enzima en su composición capilar, siendo ellos los que padezcan este tipo de alopecia.

Debido a su recurrencia, ha adoptado el nombre de calvicie común y es la principal modalidad de pérdida de cabello a nivel mundial, estimándose que puede afectar hasta el 45 % de hombres y 10 % de mujeres.

Esta condición se considera crónica, a pesar de que cada vez hay más medios para disminuir sus signos.

Alopecia cicatricial

Si te ha ocurrido que has recibido algún traumatismo o corte en alguna parte de tu cuerpo en las que exista una gran concentración de folículos, puedes haber notado cómo en el área afectada no vuelven a crecer vellos. Este tipo de alopecia ha recibido el adjetivo “cicatricial”, puesto que su origen se debe a la presencia de una cicatriz.

Cuando la piel se ve afectada por este tipo de lesión, existe una destrucción del pelaje del área, haciendo que no puedan volver a emerger.

Tratamientos para la alopecia

Existe una gran variedad de tratamientos para hacer frente a la alopecia. Entre ellos, los más efectivos son los microinjertos capilares, las meso intervenciones del cuero cabelludo y otras zonas pilosas,  y la utilización tópica o sistémica de fármacos:

Microinjertos capilares

Los microinjertos capilares consisten en trasplantar cabello de zonas en los que los folículos resulten más resistentes a la caída (usualmente los que se encuentran cerca de la nuca), para ubicarlos en la parte en la que ha ocurrido la pérdida. El injerto capilar se hace mediante un procedimiento mínimamente invasivo, que conlleva la aplicación de incisiones muy pequeñas, en torno a la base del vello, así como en la porción de piel en la que se reubicará.

Meso intervención capilar

Si te encuentras en una fase incipiente de calvicie, podrás obtener grandes beneficios con la meso intervención capilar. Este tratamiento consiste en la aplicación de varios nutrientes y factores de crecimiento capilar que permiten robustecer el cabello, dándole más cuerpo y evitando que se caiga. Para lograr esto, se emplea una aguja subdérmica, la cual se insertará varias veces en el área afectada.

¿Tienes alopecia? Consulta con nosotros tu caso

En la Clínica Capilar en Valencia CEMEQ, contamos con los tratamientos más efectivos y basados en evidencias clínicas para restaurar las condiciones óptimas de tu cabello. Para ello ponemos a tu disposición los beneficios de los mejores microinjertos, meso intervenciones capilares, etc Todos ellos llevados a cabo por profesionales tricólogos de amplio renombre y experiencia del área estética y médica para garantizarte los mejores resultados. Primera visita gratuita, pide cita sin compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *