Piel: características, tipos y tratamientos

tipos-de-piel

La piel, que es el órgano con más extensión del cuerpo humano, llega a cubrir una superficie de casi 2 m2 y su peso puede alcanzar los 10 kg. Su tarea es muy importante, ya que actúa como barrera protectora ante el medio ambiente, al mismo tiempo que mantiene por dentro la homeostasia.

Su espesor puede variar desde los 0,5 mm hasta 1 cm, recubriendo la totalidad de nuestro organismo. Este órgano es imprescindible en la función de regulación de la temperatura corporal y, además, permite que desarrollemos el sentido del tacto. Sirve de protección ante el ataque de patógenos, protege frente a las sustancias químicas propias del medio ambiente y, finalmente, actúa como aislante del exterior.

La piel es un reflejo muy importante y valioso de nuestra salud, es de nuestras mejores cartas de presentación. Es importante conocer sus tipos, las capas que la forman y tener información adecuada sobre los tratamientos que existen para su cuidado y mantenimiento.

En este artículo encontrarás los tips necesarios para descubrir más a fondo todo lo relacionado con la piel y llevar a cabo su cuidado de una manera más segura y eficaz.

¿Cuáles son las capas de la piel?

La piel se renueva completamente cada 4 u 8 semanas, lo cual quiere decir que en menos de dos meses todas las células de nuestra piel son nuevas por completo. La piel es un órgano que posee mucho dinamismo, ya que constantemente cambia, pero mantiene su integridad.

A continuación, te hablamos de las capas que forman la estructura de la piel, empezando por la más externa y finalizando por la interna:

Epidermis

Conocemos la epidermis como la capa exterior de la piel. Además, es la más fina, ya que en la mayor parte del cuerpo posee un espesor de solo 0,1 mm, llegando a ser de incluso 0,05 mm en la piel ubicada alrededor de los ojos.

En cambio, en la zona de las plantas de los pies, el grosor llega a ser de 5 mm.

Entre las funciones de la epidermis encontramos:

Impedir la entrada de patógenos

Debido a la firmeza propia de la epidermis, es la capa de la piel que logra impedir la entrada de patógenos dañinos a nuestro organismo. Es una capa de células muertas la que termina impidiendo que seamos víctimas del ataque de virus, bacterias, parásitos y hongos.

Regeneración de la piel

Como hemos señalado con anterioridad, la piel siempre está en constante renovación. Esto se debe a la capacidad importante que tiene la epidermis para regenerar a los queratinocitos que forman parte de la capa exterior cutánea.

Limita la pérdida de agua

Para mantener la hidratación de la piel y con un aspecto saludable, se necesita de la película hidrolipídica. La epidermis tiene la capacidad de controlar la pérdida de agua, garantizando que la piel tenga buena apariencia y cumpla sus funciones de protección.

Actúa como línea defensiva

Aparte de la función de protegernos del ataque de los patógenos, la epidermis es la primera capa que absorbe y recibe los golpes y las presiones, impidiendo que las quemaduras afecten a áreas más internas del cuerpo.

También podemos mencionar otras funciones no menos importantes, como mantener la piel con flexibilidad y firmeza y, además, la protección ante cualquier sustancia química.

Dermis

Esta es la capa intermedia de la piel. Se distingue por ser la más gruesa y porque, a pesar de su firmeza, no pierde su gran elasticidad.

Tiene como principal característica que no está formada por queratinocitos como la epidermis, su mayor componente es el colágeno y la elastina que son los compuestos que otorgan fuerza a la piel, firmeza y flexibilidad, generando que la piel luzca sana y juvenil.

De entre sus funciones mencionamos las más destacadas son:

Impedir las arrugas

El relleno con AH se encarga de mantener el agua en la dermis, favoreciendo que el volumen se mantenga e impida la formación de arrugas.

Amortiguar golpes

Gracias a su elevado nivel de colágeno y elastina, esta capa de la piel puede amortiguar presiones y golpes.

Regula la temperatura

Esta es de las funciones vitales de la piel, ya que la dermis tiene un papel clave en mantener la temperatura corporal sin importar la que haya en el exterior.

Hipodermis

También la conocemos como subcutis, se ubica en la parte más interna de la piel. Está formada por adipocitos, los cuales tienen una composición del 95 % de lípidos, formando la grasa de nuestro cuerpo.

Entre sus funciones destacamos:

Aislante corporal

Esta capa es muy efectiva para aislar al cuerpo del frío y del calor. Es el abrigo natural por excelencia.

Almacena energía

Los adipocitos sirven como fuente de grasas, así que también almacenan energía.

¿Qué tipos de piel existen?

La piel es clasificable en 5 tipos:

Piel normal

Se caracteriza por ser suave y elástica, sus poros son pequeños y gozan de un tono rosado y una adecuada circulación. No suelen experimentar reacciones a los productos y su aspecto es equilibrado.

Piel seca

Su aspecto es áspero, tirante y descamado, esto se debe a la falta de producción de grasa en la piel y mala hidratación. En consecuencia, la piel pierde elasticidad y en ocasiones tiende a picar.

Piel mixta

Esta piel es una combinación de 2 tipos: piel seca y piel grasa. Suele tener un aspecto brilloso en la zona T (frente, nariz y barbilla) y, a su vez, la piel normal y suave en las mejillas.

Piel grasa

Este tipo de piel es ocasionado, generalmente, por razones genéticas, estrés o cambios hormonales. Se distingue porque la piel del rostro brilla y posee puntos negros, granitos y los poros abiertos.

Piel sensible

Si tu piel se irrita e inflama con facilidad, sufres de picores, se enrojece y seca fácilmente, puedes identificar la piel sensible. Esta puede darse en conjunto con los cuatro tipos anteriormente mencionados.

¿Qué tratamientos existen para el cuidado de la piel?

Con el irremediable paso del tiempo, la piel del cuerpo y especialmente la de la cara tienden a desgastarse y llegan a perder su brillo natural. La excesiva exposición solar y la falta de higiene generan la aparición de arrugas o manchas, las cuales, en ocasiones, son irreversibles. Pero existen diferentes tratamientos estéticos que permiten el cuidado y mejorar la apariencia de la piel:

Rejuvenecimiento facial

El rejuvenecimiento facial consiste en una serie de tratamientos para evitar que el envejecimiento afecte a la estética del rostro. Su objetivo principal es eliminar o minimizar las arrugas, acabar con las impurezas de la piel, erradicar las lesiones vasculares y lograr la reducción de los poros por medio de varias técnicas. Se puede llevar a cabo con tratamiento antiarrugas, con minilifting, microlifting, entre otros.

Revitalización facial

Consiste en un tratamiento antioxidante propio de la medicina estética, cuya finalidad es la prevención del envejecimiento del rostro, garantizando elasticidad y mayor tersura en la piel y previniendo la aparición de arrugas con propiedades hidratantes. Además, promueve la formación de colágeno y elastina.

La revitalización facial se realiza con infiltraciones intradérmicas de relleno con AH  en la zona de la piel a tratar.

Además, es de las técnicas más recomendadas para las personas con piel seca.

Relleno con AH

El relleno de AH consiste en la aplicación de un gel por medio de microinyecciones directamente sobre la piel. Además, permite reponer el AH que se haya perdido en el tiempo; también remodela las formas y contornos del rostro y los labios, devolviendo volumen en las zonas que han sido modificadas en el proceso de envejecimiento.

Rejuvenece tu piel en el Clínica Estética en Valencia CEMEQ

En nuestro centro médico y quirúrgico en Valencia contamos con los mejores especialistas en medicina estética y odontología de España, quienes están a tu plena disposición para brindarte los mejores servicios en el cuidado de tu piel.

Así que no lo dudes más y visítanos. No dejes que tu piel sufra por el paso inclemente del tiempo, ni por las afecciones que puedan presentarse. Visítanos y resolveremos tus dudas: la 1ª consulta es gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *