Tipos de pezones y patologías del pezón

Pezones - Tipos de pezones y patologías del pezon

Los pezones son una de las partes del cuerpo más sensibles y controvertidas. Seguramente desconoces que los pezones  tienen unos quince a veinte conductos lácteos.

Se encuentra rodeada de una piel sumamente sensible con una coloración un poco más oscura conocida como areola, por lo que en algunas ocasiones puede producirse cierta sensibilidad o dolor tras cualquier roce debido a factores como cambios hormonales, el periodo, embarazo, lactancia, alergias e incluso una cirugía de senos.

¿Te gustaría conocer más sobre tus pezones, pero no sabes cómo informarte? ¡En la Clínica de Estética CEMEQ en Valencia tenemos la solución!

Aquí encontrarás a tu disposición una alta gama de especialistas que se encargaran de solventar cualquier duda, inquietud e inconvenientes que puedan estar perjudicando tu salud.

Como también te proporcionaremos consejos, tratamientos, ayuda personalizada y muchas cosas más con las que mejorar tu día a día.

¿Qué se conocen como pezones?

Esta parte corporal se denomina como una zona erógena donde se incluye tanto el sector de la aureola como del pezón en el género masculino como femenino.

El pezón comprende un tamaño aproximado de un centímetro tanto de diámetro como de longitud y es una de las zonas del cuerpo que cumple con una funcionalidad fisiológica, como en el caso de las mujeres que por medio de las glándulas mamarias se ocupa de alimentar o amamantar a los bebés.

Esta zona suele ser susceptible al estímulo por lo que cualquier elemento subyacente puede generar y producir sensibilidad en los mismos.

¿Qué tipos de pezones existen?

Igual que existen diversos tipos de pechos, según su tamaño y su forma, también existen una extensa variedad en la tipología del pezón que no solo se diferencian por su forma, cantidad o tamaño.

Por lo cual, puede encontrarse más grandes o más pequeños que otros, más salidos o más hundidos, o de diversas tonalidades.

A continuación te mostramos las tipologías más comunes de pezones:

  • Habituales o típicos

Esta tipología es la más frecuente en el 80 % de las personas. Por lo general los pezones tienen un tamaño de un centímetro y sobresalen un poco de la areola, es decir, no están ni a tan al ras de ella ni tan adentro.

Además, suelen endurecerse al ser estimulados por contacto físico o cambios de temperaturas muy elevados. Una vez que la estimulación se da, los pezones sobresalen más de lo normal.

  • Planos o cortos

Como su nombre lo indica, son más cortos o planos en comparación del caso anterior y de igual forma la areola sigue siendo del mismo tamaño que los normales. Solo que, a diferencia del anterior, estos no van a sobresalir por sí solos, van a necesitar que algún factor externo los estimule previamente para conseguir el mismo grado que la areola.

No obstante, esta clase de pezón no posee ningún aspecto negativo en la salud, debido a que se consideran muy habituales.

  • Invertidos o hundidos

Esta clase de pezón sucede en los dos senos y representa a esos pezones que se desarrollan dentro de la areola, es decir, suelen crearse como cualquier otro pezón, pero estos permanecen de manera interna.

Normalmente estos pezones no sobresalen ni se endurecen sin importar si lo estimulan, por lo que siempre se quedan dentro de la areola.

  • Pseudoinvertidos o pseudohundidos

Esta tipología es muy similar al caso anterior, solo que estos no llegan a estar tan dentro de la areola, y si suelen endurecerse y sobresalir al ser estimulados.

  • Unilaterales

Esta tipología significa que cada pezón contiene una forma diversa y suceden en situaciones por las cuales uno de los senos contiene un pezón invertido o hundido y el otro contiene uno plano, corto o normal.

  • Supernumerarios o tercer pezón

Médicamente hablando se conoce como politelia y suele formarse un tercer pezón con tamaños diferentes. Además, pueden ser mucho más pequeños o grandes y encontrarse cerca o fuera de alguno de los dos senos.

No obstante, también existen casos en los que esta tipología puede aparecer en otras partes corporales como la barriga, espalda e incluso en la planta del pie.

  • Grandes

Los pezones de grandes tamaños suelen medir más de un centímetro, el máximo tiene una aproximación de veinte centímetros. A pesar de eso no causa ningún daño o problemas para la salud.

El único inconveniente ocurre en el proceso de lactancia, ya que el pezón puede ser excesivamente grande para el bebé. Sin embargo, existen soluciones para solventar este caso, como el uso de un formador de pezón.

  • Peludos

El exceso de vello en los pezones es común entre los hombres, sin embargo también puede aparecer en las mujeres. La manera de percibirlo se basa en observar el vello alrededor de los pezones o cerca de la areola.

La proporción del vello puede variar y dependerá de los niveles hormonales de la persona.

¿Qué tratamientos se recomiendan en estos casos?

Cabe resaltar que los tratamientos que solemos aplicar tienen la posibilidad de variar según las necesidades y gustos de cada persona. Por ello, lo ideal es que acudas a una consulta previa con cualquiera de nuestros especialistas para que en conjunto decidan el tratamiento que mejor se adapte a tu caso.

A continuación os mostramos algunos de los tratamientos para solucionar problemas habituales en los diferentes tipos de pezones:

  • Corrección de pezón invertido

Este tipo de cirugía se ejecuta mientras el paciente está bajo anestesia local o sedado, y también se puede realizar junto con otros procedimientos estéticos en el seno.

La recuperación de la operación es casi inmediata y, aparte de la inflamación, el periodo de recuperación para volver a las actividades habituales es de solo un día.

Su objetivo es modificar el aspecto de los pezones una vez que se libera el tejido que causa la inversión.

  • Reducción de pezón

Es el mismo procedimiento que en la intervención de corrección de pezón invertido, con la diferencia que en esta intervención se le da al pezón la forma que la persona quiere o desea. Su objetivo es minimizar la magnitud de los pezones cuando estos son muy extensos, como también arreglar y proporcionar mejor simetría.

Habitualmente suele hacerse en conjunto del aumento de pecho, por lo cual será necesario una recuperación prolongada (consulte con el especialista) para que el cuerpo sane de forma correcta. Sin embargo, si solo se realiza la reducción de pezones, el tiempo de recuperación será cuestión de días.

  • Lifting de pezón

Este tratamiento se lleva a cabo en aquellas personas que desean modificar la ubicación de sus pezones, ya sea una postura mucho más alta o centrada. Como también puede realizarse para hacer que los pezones se junten o se separen más.

Esta cirugía suele realizarse junto a una reducción o incremento de senos, por lo que dependerá de la porción del tejido afectado y de la proporción del tejido que se esté alterando.

La recuperación del lifting de pezón puede tardar entre dos a tres semanas.

  • Lifting de aureolas

La areola puede variar en tamaño y tonalidad, por lo que a algunas personas puede que les resulte un poco incómodo tanto su forma como su tamaño. Cabe destacar que esta cirugía es totalmente estética, por lo que se obtiene como resultado final una aureola estéticamente simétrica y de perfectas dimensiones.

Este tratamiento puede realizarse sola o en conjunto de otras cirugías como suele ser el aumento mamario.

La recuperación post tratamiento varía según la persona: puede inflamarse la zona, aparecer pequeños hematomas e incluso puede llegar a tardar en cicatrizar por completo hasta un año.

El Clínica Estética en Valencia CEMEQ cuida de tu salud y estética

Si has llegado hasta aquí y aún tienes algunas dudas acerca de los pezones…  ¡No te preocupes! Pregúntanos sin compromiso y te atenderemos encantados.

Nuestros especialistas te aportarán toda la ayuda necesaria y solventarán una a una esas preguntas que puedan estar inquietándote.

Además, también se encargarán de indicar el tratamiento que mejor se adapte a tus necesidades y grado de afección de manera totalmente personalizada, lo único que debes hacer es solicitar una cita con nosotros.

Es necesario aclarar que todas las señales son de suma importancia para que acudas  de manera inmediata a nuestro Clínica Estética en Valencia CEMEQ, y de este modo puedas realizar una revisión sin mayores complicaciones estéticas o de salud. ¿A qué esperas para visitarnos y dejarnos ayudarte? ¡Contáctanos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *